Para conocer los orígenes de la Hermandad se debemos primero dejar constancia de la devoción y veneración que siempre ha tenido los vecinos de Gines a la Santísima Virgen bajo distintas advocaciones, como consta en el archivo parroquial. Es de resaltar que la primera vez que en este pueblo una persona es bautizado con el nombre de Rocío fue en 1782, imponiéndose a un varón.


Otras hermandades servirán de estimulo y aliento para llegar en el año 19528, en que María Martín, con ochenta y conocí devotos, setenta y cinco de Gines, cuatro de Castilleja de la Cuesta y tres de Sevilla, fundaron esta Hermandad. El 30 de abril de dicho año tiene lugar en la parroquia una reunión en la que se da lecturas a las primeras reglas, que son presentadas al Ilmo. Sr. Vicario el 3 de mayo, siendo aprobadas el mismo 19 del miso mes por D. Jerónimo Armario, V.G. dando fe el notario Ec. Atanasio Malo.

Las segundas Reglas tienen fecha del 20 de Agosto de 1940 y fueron aprobadas el 5 de septiembre siguiente. En ella se recoge la siguiente frase: “Reglas por las que se ha de regir una Hermandad que esperamos ver algún día como: modelo de organización, con la ayuda de Dios y de la Santísima Virgen”.

El 29 de septiembre de 1973, se nombra en Cabildo General una comisión que trabajara en la redacción de las terceras reglas las cuales, leídas en Cabildo General, el 29 de Agosto de 1975 fueron aprobadas por aclamación. El 29 de septiembre siguiente fueron aprobadas por el Exmo. Sr. Vicario auxiliar y vicario Episcopal de Laicos. De ellas diría el cardenal bueno Montreal “las he leído y me han gustado muchísimo. Creo que son un modelo de reglas modernas, de sincera religiosidad y vida cristiana y que han de renovar también esa Hermandad”.

Los simpecados que ha tenido la Hermandad en el trascurso de su historia han sido bordados en Conventos de Clausura de Sevilla, el primer en el Carmelo de Santa Ana, pintado por la imagen de Jerónimo Losada de la Torre, conservándose dicha pintura en el techo de palio de la Virgen de los Dolores. El actual fue bordado en e monasterio de las Monjas Jerónimas de Santa Paula, estrenándose en el año 1962.

Los años sesenta marca un etapa sumamente interesante para la Hermandad, son años del concilio II, años de renovación.

El regreso de la romería del año 1963 será imborrable en las mentes de todos, había muerto el papa Juan XXIII. Este hombre de Dios había acaparado el cariño de todos. El día de entrada en el pueblo se espero a los romeros dentro de un silencio impresionante rezándose el Santo Rosario. Quien conoce el bullicio de todas las entradas no puede imaginar este acontecimiento.

En el año 1965 será el de los misterios gloriosos por sevillanas, que juntamente con los diez restantes compondrán aquel disco netamente artesanal llamado EL ROSARIO POR SEVILANAS del que se ha hecho eco toda la prensa Nacional. Se grabó el día 9 de Agosto de 1959 en el Salar, de Actos de la Universidad Laboral de Sevilla.


El año 1967 se bendice al techo de plata de la Carreta por Monseñor Cicarda, Obispo auxiliar de Sevilla.


El año 1.978, es fecho memorable, la Hermandad celebró sus Bodas de oro fundacionales Fueron solemnes sus cultos. El 15 da Enero D. Rafael Caro Bellido, Obispo de Jerez, bendice el monumento en honor de la Virgen, en la Plaza de Santa Rosalía donde se celebra por el mismo la Santa Misa.

En al año 2003 se celebró el 75 aniversario de la Hermanad. El sábado de presentación de ese 59) nos presentamos nuevamente con nuestra madrina, la hermandad de Triana.

En su primera peregrinación al Rocío en el ello 1928, la presentación ante la Hermandad Matriz, fue amadrinada por la Hermandad de Tirana, y ha sido madrina de le Hermandad de Olivares, en el año 1934, de la de Villanueva del Ariscal en 1912, de la de Bormujos. En 1975, de Las Palmas de Gran Cananas en 1977 y de la de Valencia, en 1991.

La Hermandad tiene casa propia en el Rocío y en Gines. Para la compra de los terrenos en el Rocío, así como para la construcción de la casa, fue nombrada una comisión el 10 de agosto de 1955. La casa de Gines fue adquirida en el año 1979, finalizándose las esculturas en el mes de julio. El Arzobispo de Sevilla Monseñor Carlos Amigo Vallejo, bendijo esta casa el 20 de marzo de 1983.